Noviembre invernal, polvo y estabilidad relativa

//Noviembre invernal, polvo y estabilidad relativa

Noviembre invernal, polvo y estabilidad relativa

El día de Todos los Santos todavía comimos los “panellets” con manga corta pero ya el 3 de noviembre una primera nevada débil nos anunciaba lo que vendría a continuación: un Noviembre de tiempo invernal y nevado.

La estación meteorológica automática de Comalada a 2,071 m registró 106 cm de nieve acumulada, en nevadas sucesivas a lo largo de todo el mes. Las temperaturas, a su vez, se han mantenido mayoritariamente negativas, favoreciendo el establecimiento del manto de nieve, especialmente a partir de cotas medias, donde actualmente es continuo en todas las orientaciones con espesores de 40 a 60 cm.

Los primeros boletines de aludes de la temporada, todavía sin grado de peligro asignado, han sido encabezados por los problemas típicos de nieve reciente y nieve venteada. Las nevadas han dado lugar a placas naturales y también nos han reportado varias placas accidentales, con el balance de una persona arrastrada. Más allá de la inestabilidad concentrada durante los episodios de nevadas, hemos podido disfrutar de buenos días de esquí con estabilidad relativa del manto nivoso (Ver la imagen destacada de este post: Ivan descendiendo por el barranc de la Laveja con nieve polvo muy fría y ligera)

La última semana de noviembre ha sido marcada por tiempo más variado y primaveral, haciendo remontar las temperaturas y algunas precipitaciones con cota de nieve más alta. De hecho, el primer boletín de aludes con grado de peligro se emitió el 23 de noviembre, coincidiendo con la primera incursión de sur, y un 3-Notable de titular.

Foto: Placa accidental a la cara S del Tuc de la Llança (Foto: Roger López)

Estos fenómenos meteorológicos han favorecido la compactación y consolidación interna del manto de nieve, y la formación de costras más o menos duras cerca de la superficie. A su vez, el ambiente más suave con un manto de nieve anticipadamente grueso encima de un suelo todavía no helado, ha causado actividad de deslizamientos basales, que sin ser de gran tamaño han sido numerosos, incluyendo orientaciones umbrías y cotas medias y altas no tan habituales.

Fotos de arriba: Muchos deslizamientos en las laderas herbosas de la Entecada (izquierda) y en el Tuc de Cüenques (derecha)

Diciembre ha comenzado otra vez bien invernal. Con una nevada débil de unos 10 cm, pero bien fría y ligera, han vuelto las buenas condiciones para esquiar en general. Las temperaturas negativas y la humedad ambiental también han favorecido la formación de escarcha de superficie, un proceso que a los nivólog@s siempre nos llama la atención, tanto por la belleza de sus cristales como por la posibilidad de que esta capa, en caso de quedar enterrada, pueda convertirse en una capa débil preocupante.

Para los próximos días no parece que tenga que venir ninguna nevada significativa pero sí anticipamos una situación de sur en la que el viento podrá transportar nieve y formar placas frágiles encima de esta superficie incohesiva. Podéis seguir la evolución mediante los boletines diarios de peligro de aludes, los perfiles de nieve y los posts en las redes sociales (@centredelauegi en Instagram, @centrelauegiaran en Facebook, @lauegi en Twitter).

Foto: Escarcha de superficie en la Salana del 1/12/2019. (Foto: Carles Lluch)

 

Autora del post: Montse Bacardit

2019-12-02T10:35:50+00:00 02/12/2019|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies