Lecciones aprendidas del doble accidente por alud en el Tuc de Beret

//Lecciones aprendidas del doble accidente por alud en el Tuc de Beret

Lecciones aprendidas del doble accidente por alud en el Tuc de Beret

El 8 de marzo a las 16:45 llegaba una llamada en el Parque de los Bomberos de Vielha alertando de un accidente por alud en el Tuc de Beret. Aunque las condiciones meteorológicas no eran las óptimas se pudieron evacuar dos esquiadores de montaña que afortunadamente no habían sufrido daños.

Hay que destacar que los dos excursionistas tenían experiencia, llevaban el material de seguridad de aludes y eran buenos conocedores de la zona.

¿Qué condiciones nivo-meteorológicas había?

A pesar del invierno extremadamente tranquilo y con dominio de la estabilidad, ha habido pequeñas pulsaciones invernales que han generado periodos de elevado peligro de aludes tanto durante el mes de diciembre como el mes de marzo, donde hemos tenido que lamentar una víctima mortal. Esto nos ha llevado a hablar del invierno que no hemos visto.

El marzo comienza con inestabilidad meteorológica, con un primer frente los días 2 y 3 que deja entre 25 y 40 cm de nieve nueva y un segundo frente frío los días 6 y 7 de marzo acumulándose cerca de 40 cm de nieve nueva con viento fuerte del NW y que forma acumulaciones importantes en los sotaventos de orientaciones NE, e y S. El 8 de marzo es el primer día de cielo azul, con fuerte subida de la temperatura diurna. El peligro de aludes del boletín anuncia grado 3-MARCADO por encima de los 2000 m en todas las orientaciones con problemas de nieve venteada en cotas altas y de nieve húmeda por debajo de los 2300 m y especialmente en las laderas soleadas.

Lugar donde se hizo el perfil 4 días después del accidente junto a la cicatriz de la segunda placa accidental. Aunque las condiciones del manto ya eran bastante diferentes, se observa aún la estructura inestable de la nieve reciente/venteada sobre un nivel de baja cohesión sobre la costra de rehielo.

Como fueron los hechos?

Un grupo de dos esquiadores de montaña vuelven del Tuc de Marimanha hacia la zona del Tuc de Beret que ya habían esquiado por la mañana.

Durante el ascenso hacia la cresta situada al sur del Tuc de Beret el esquiador que abre traza oye un whumpf y unos metros más arriba desencadena una placa (tamaño 1, pequeña) que arrastra a su compañero que se había distanciado unos metros , esperando más abajo como medida de precaución. La persona arrastrada por la avalancha tiene tiempo de activar la mochila airbag (sistema ABS) que llevaba ya preparada. El primer montañero queda en la parte superior de la cicatriz. El segundo durante la caída pierde los dos esquís y un palo, y después de cerca de una hora de buscarlos, sólo consiguen recuperar un esquí.

Primera placa accidental (autor AMC)

Para salir de aquel lugar, deciden dirigirse hacia la cima del Tuc de Beret y subir por donde ya habían esquiado unas horas antes, ya que por la hora ven que no tienen tiempo de dirigirse hacia el Portilhon de Marimanha donde la exposición habría sido menor. En el ascenso por la ladera este del Tuc de Beret, hacen dos trazas diferentes ya que uno se desplaza con esquíes y el otro a pie, hasta un punto donde se reencuentran. La persona que sube con esquís se los quita y continúa a pie siguiendo una traza existente de unos snowboarders que habían bajado anteriormente.

Cartografía de las dos aludes con la posición de los dos excursionistas (1 y 2) antes (verde) y después (rojo) de los desencadenamientos. Las líneas discontinuas (con esquís de subida) y punteadas (a pie) verdes son las trazas previas a cada uno de los desencadenamientos.

Continúan subiendo los dos a pie a una distancia de unos 50 m de separación. El excursionista que va detrás, desencadena una segunda avalancha de placa (tamaño 2, mediana) mayor que la primera. La cicatriz se rompe unos 30 metros más arriba y él se queda en un lateral. Ninguno de los dos excursionistas se ven arrastrados por esta segunda avalancha. Viendo la hora que era y ante la dificultad de continuar con seguridad, el excursionista que detrás remonta por debajo de la cicatriz hasta el Tuc de Beret para encontrar cobertura y llamar a los Pompièrs d’Aran para poder ser evacuados del lugar. La evacuación se hace sin problemas con el helicóptero, ya con poco relieve debido a la llegada de un nuevo frente por el noroeste y la hora avanzada de tarde.

Reflexiones sobre el accidente …. qué podemos aprender?

A priori parece incomprensible que dos personas experimentadas y conocedoras del territorio tengan dos accidentes por alud en una misma salida. ¿Qué falló?

Como en la mayoría de ocasiones en accidentes por aludes las causas suelen estar relacionadas con el factor humano y la toma de decisiones.

En muchos accidentes por aludes, las personas implicadas relatan que a pesar de haber observado indicios claros de peligro, decidieron continuar con el itinerario. Ian McCammon identificó las 6 trampas heurísticas o atajos mentales que intervienen en nuestra toma de decisiones conocidas como FACETS (acrónimo de las iniciales de cada una de ellas), y aconseja aprender a identificarlas y actuar en consecuencia.

Más allá de las “trampas” que influyeron en los excursionistas en esta salida también podemos identificar un falso feedback positivo que fueron acumulando a lo largo del día.

Podemos repasar qué factores condicionaron este esquema mental:

– La ladera este del Tuc de Beret ya lo habían esquiado horas antes ellos y otro grupo.

– No percibieron ningún síntoma de inestabilidad hasta pocos momentos antes de la primera placa accidental.

– El día soleado favorecía la sensación de seguridad.

– La familiaridad con el terreno también favorecía esta sensación de seguridad.

Qué es lo que no supieron interpretar?

Estos inputs positivos los hicieron, posiblemente, hacer bajar la guardia y no hacer un buen análisis de todos los factores en juego .

Tanto en el Tuc de Beret como en la vertiente norte del Tuc de Marimanha, por donde también circularon aquella mañana, se movían en terreno Complejo. El BPA indicaba que en estas orientaciones las placas recien formadas se mantendrían inestables durante todo el día. Además, a lo largo de la mañana la subida de la temperatura propició un aumento de la cohesión de las placas, aumentando el contraste con las posibles capas débiles enterradas y en consecuencia haciéndolas más frágiles durante las horas centrales del día. El whumpf previo a la primera placa accidental era la prueba de que las cosas habían cambiado.

En este momento se suma un segundo factor relacionado con la planificación de la salida y el horario. Conocedores del terreno sabían perfectamente que el itinerario seguro para volver hacia el Pla de Beret era por Portilhon de Marimanha pero a la hora que se encontraban, en parte debido al tiempo perdido en la búsqueda del material de la primera avalancha, hizo que consideraran inviable esta opción y remontaran el Tuc de Beret por la vertiente este.

Cartografía ATES de la zona del Tuc de Beret. En rojo: terreno Complejo, en azul terreno Exigente y en verde terreno Simple. Las flechas rojas corresponden a las trayectorias de las dos aludes accidentales.

Finalmente, agradecemos a los excursionistas implicados en el accidente el hecho de compartir su experiencia y poder aprender todos juntos cada día un poco más.

Equipo del Centro de Lauegi de Aran

2020-04-03T09:57:13+00:00 03/04/2020|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies