Diciembre otoñal…

//Diciembre otoñal…

Diciembre otoñal…

Montse colgaba hace un mes un post explicando como de invernal había sido el noviembre. Me toca seguirle el hilo y calificar de otoñal este diciembre. Precipitaciones abundantes para la época, pero con temperaturas anormalmente elevadas han sido lo más relevante.

Se han alternado dos patrones meteorológicos bien diferenciados, a primeros y a finales de mes un anticiclón bien establecido, con presiones altas y temperaturas suaves, y en la parte central del mes una atmosfera mucho más dinámica en nuestras latitudes marcada por un flujo del suroeste sobre el Pirineo.

Presiones en superficie y estado del atmosfera a capas medias el 20 de diciembre.

 

Estos patrones de suroeste han hecho que las precipitaciones en toda la mitad oeste del Pirineo fueran muy abundantes (155 l/m2 en el caso del Aran), pero que la cota de nieve fuera alta o muy alta en algunos momentos, cuando la lluvia a alcanzado las cimas. Estos 155 l/m2 se han traducido sólo en 90 cm de nieve a 2100 m, y la lluvia ha hecho que la nieve haya prácticamente desaparecido en cotas bajas y sea escasa en cotas medias. En las partes altas de las montañas, y sobre todo en la parte sur del valle, la nieve es mucho más abundante.

Puerto de Oelhacrestada el 24 de diciembre

En estas gráficas meteorológicas de la estación de Comalada (2070m) puede ver cómo de elevadas han sido las temperaturas durante todo el mes.

 

En cuanto al peligro de aludes, han habido tres episodios destacables. El primero el día 10 de diciembre, cuando el único frente frío del NW trajo acumulaciones de unos 20 cm, pero el fuerte viento y la presencia de una capa débil bien desarrollada en todas las orientaciones dio lugar al episodio de inestabilidad accidental más destacable de lo que llevamos de invierno, con varios accidentes, uno de los cuales requirió la intervención de los Pompièrs.

Alud accidental a Molières, con el resultado de una persona arrastrada y semi-enterrada, evacuada por los Pompièrs.

 

El peligro subió hasta Fuerte 4 en el siguiente episodio destacable, las fuertes nevadas de los días 12-14, que terminaron en lluvia en todas las cotas. La estructura de la nieve nueva era inversa, lo que significa que nieve de baja densidad quedó tapada por la más húmeda y densa, generando una estratificación inestable que dio lugar a numerosas aludes de placa húmeda.

Un último episodio de nevadas húmedas, acompañadas en alguna fase por una entrada de polvo del Sahara, generó el último episodio relevante de inestabilidad, entorno al día 20.

El manto de nieve que nos ha dejado este diciembre es escaso en cotas bajas, pero normal hacia los 2200 m e incluso excedentario por encima. Las situaciones que hemos vivido estos últimos años de bases del manto débiles no se repetirán este año: la nieve húmeda poco a poco irá encostradose y ofreciendo un buen apoyo a las nevadas  que vendrán.

Aprovechamos para desearos un muy buen 2020, cargado de nieve bien estratificada!

 

 

Ivan Moner y el equipo de Lauegi

2019-12-30T11:49:56+00:00 30/12/2019|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies