Salida de evaluación de la estabilidad a Conangles

/, Noticias de nieve, Noticias destacadas Slider/Salida de evaluación de la estabilidad a Conangles

Salimos Iván, Montse, Sara Orgué, Txema Arteta, Carles Lluch y Edu González a hacer trabajo de campo en el sector de Conangles, con el objetivo de investigar las umbrías en cotas altas bajo el Tuc de los Estanyets, por el lado de Rius.
8:45 h. Espitau de Vielha. Cielo despejado con alguna niebla y temperatura negativa. Ponemos pieles y control riguroso de DVA. Sin perder tiempo nos adentramos en el valle de Conangles siguiendo el camino de verano.

Al fondo del valle, subimos el barranco de Conangles. Empezamos a encontrar la nieve venteada, sobre la dura costra de la lluvia de Reyes. Los tests de la cizalla de mano dan resultados moderados (hay que hacer un poco de fuerza para desplazar el bloque de nieve) pero dejan una superficie bastante lisa. Sospechamos que puede haber cristales con caras planas. Ivan saca la lupa: no, son agujas (cristales de nieve reciente rotos por la acción del viento). El grosor de esta nieve venteada es muy variable, en lugares favorables hasta 30 cm. En zonas expuestas al viento, aflora la costra muy helada y resbaladiza. Seguimos remontando y empezamos a notar el viento sopla con velocidad moderada, y hace que la temperatura de sensación (el famoso “Windchill”) sea bastante baja. Nos ponemos el gore, gorro, y guantes gruesos.

Las crestas humean (la nieve transportada por el viento fuerte sublima, pasa de sólido a vapor de agua) y en las palas de debajo del collado sí observamos el transporte efectivo de la nieve por el viento. En el último flanqueo, de pendiente muy fuerte, cortamos pequeños trozos de placa de viento con los esquís.

11:30 h. Coll de Conangles. Nos refugiamos junto a una gran roca debajo del collado, vertiente de Rius. Mientras sacamos pieles, tomamos la decisión de bajar hasta el Estany Tort de Rius. El descenso lo hacemos por una coma que al final es una pequeña canaleta. Bajamos de uno en uno, reagrupandonos en puntos seguros.

En el lago, con el sol y protegidos del viento, comemos algo, resumimos las observaciones y planificamos la continuación de la salida. Decidimos remontar en dirección al Tuc des Estanhets. Durante la subida, elegimos una vertiente convexa con nieve venteada, y aprovechando que somos suficientes con serrucho  y herramientas de observaciones de nieve, hacemos hasta 6 perfiles tipo test: sólo investigamos la nieve venteada en superficie en contacto con la crosta de lluvia . En cada perfil, hacemos parejas de tests de compresión y de columna extendida. Los resultados indican dos niveles débiles de agujas activas dentro de la nieve venteada, hay bastante buen vínculo de la nieve venteada con la costra y observamos facetas redondeadas pequeñas justo debajo de la costra. Sin embargo, ninguno de estos niveles más blandos o incohesivos indican capacidad de propagación.

14:00 h. Estamos al pie de la gran pala NE del Tuc des Estanhets, indudablemente es terreno complejo. Este es un momento importante de toma de decisiones. Por un lado, todas las observaciones que hemos hecho hasta ahora nos indican que tener precaución con cualquier acumulación de nieve venteada, pero que en caso de romperse no tendría suficiente potencial para causar daño (excepto en terreno trampa). Por otro lado, el viento sigue soplando ahora claramente de sur y transportando nieve. Todos los miembros del grupo estamos de acuerdo en que podemos trazar una ruta bastante segura, hasta cerca del collado. Bajo el collado, habrá que hacer los últimos zigzags con mucho cuidado, ya que se ven acumulaciones de nieve venteada más gruesas. Llevamos adelante el plan. Nos relevamos un par de veces al frente abriendo traza. Y con menos tiempo de lo que pensábamos ya estamos en el collado.

Un quebrantahuesos sobrevuela justo por encima de nosotros, como si nos quisiera saludar. Con cuatro pasos hacemos la cima del Tuc des Estanhets, vértice de los valles de Conangles, Ríos y Besiberri. Un pie en el Aran y el otro en la Alta Ribagorça.

15:00 h. El equipo está eufórico. Hemos superado uno de los puntos críticos del itinerario. Ahora ya “sólo” nos queda el otro punto comprometido: el descenso por canal de la Obaga de Conangles. Vamos, que no es temprano, vamos al grano. En la vertiente sur nieve está muy encostrada y dura en superficie, el sol no ha transformado nada la nieve. Desde el collado, para no hacer un flanqueo expuesto sobre una barra rocosa, tomamos una canaleta, corta pero empinada. Como la nieve está bastante dura, giramos con cuidado o derrapamos. Txema, el primero en bajar, justo al salir de la canal, se encuentra de repente con nieve venteada, hace un giro a la derecha y “crack” … avalancha! Desencadena accidentalmente una placa de viento. Afortunadamente, placa se ha fracturado por debajo del Txema y él ha tenido tiempo de separarse a la derecha. La placa se detiene en una zona de poca pendiente. Acabamos de bajar todos canaleta, y claro, no hace falta decir que hacemos a continuación: vamos a investigar la avalancha!

La cicatriz de la avalancha alcanza hasta 60 cm en su punto máximo, y unos 10 cm el punto mínimo. La pendiente en la zona de salida se aproxima a los 40º. La avalancha alcanza un tamaño que no podría haber enterrado a una persona. La placa de viento está formada por agujas, grano fino y nieve granulada. El plano de deslizamiento es la costra de lluvia, muy lisa. Entre la placa y la costra está la capa débil. Esta está formada por una mezcla de cristales: estrellas casi enteras, agujas, nieve granulada y facetas de 2 mm con estrías muy viejas! ¿Qué hace aquí esto ? Una posible explicación es el viento, previo a la nevada, haya transportado estas facetas desde la vertiente umbría del collado (lugar típico para este cristal), a través de la canaleta, hasta este lugar, formando una capa débil discontinua pero activa. Y la otra reflexión: de acuerdo con el itinerario planteado hoy, todos estábamos pendientes de dos puntos de compromiso: la vertiente NE del Tuc des Estanhets y la canal de la Obaga de Conangles. Alguien imaginaba posibilidad de encontrar nieve venteada y activa en este punto del itinerario? Pues no! Todos íbamos con el chip en la cabeza que las acumulaciones de nieve venteada por el viento de S y O, las encontraríamos en laderas N y E. Hemos ido trazando el itinerario con mucho cuidado, hemos hecho muchas observaciones, hemos comprobado como el viento es el gran arquitecto de la nieve, y produce una enorme variabilidad espacial de nieve venteada. Pero hoy las orientaciones solanas estaban fuera de nuestro abanico de preocupaciones, y nuestra actitud de alerta justo en este punto del itinerario había bajado. La avalancha, afortunadamente sólo ha sido un incidente, pero muy oportuno para avisarnos.

Continuamos en flanqueo ligeramente descendente, dejando distancia de seguridad, con alerta ante cualquier síntoma de inestabilidad. Remontamos a pie unos 50 m hasta situarnos a la entrada de canal de Conangles. Una perdiz blanca nos da la bienvenida. Mientras nos preparamos para el descenso, visualizamos la parte alta de la canal, y hablamos gestión del descenso. Todos preparados y atentos a la acción de unos y otros. Entra Ivan y estima unos 20 cm de nieve venteada sobre la costra en la parte alta. Continúa descendiendo y este espesor se mantiene. Llega hasta una primera roca, donde se detiene protegido. Bajamos los siguientes. La nieve reacciona favorablemente, y nos brinda con unos buenos giros, sin prácticamente síntomas de inestabilidad. Continuamos bajando fraccionadamente, más abajo hay una segunda roca donde protegernos. A la salida de canal, encontramos las mismas condiciones que ya habíamos visto la mañana subiendo por la Umbría de Conangles.

16:40 h. El sol se esconde tras las montañas de poniente. Los valles de Conangles y Molières ya están bajo la sombra. Ahora sí que sólo queda el descenso por la Umbría de Conangles, donde a medida que vamos bajando dejamos de sufrir por la nieve venteada y prestamos más cuidado a evitar las placas de hielo. La bajada es muy rápida, el territorio es bien conocido. Hoy ha vuelto a ser una gran día para nivologia, y con este relato lo queremos compartir con vosotros.

La cronica es de Montse Bacardit y todas las fotos de Carles Lluch

2014-01-18T11:14:34+00:00 18/01/2014|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies