DSC00184

Dieciocho días ya sin nevar y seguimos hablando de aludes naturales en los boletines… No es que nos haya quedado enganchada la situación en el editor de la web, es que día a día se siguen produciendo este tipo especial de alud de placa de fondo.

A estas alturas , en general involucran poca nieve. La mayoría de las laderas proclives al deslizamiento ya están tan purgados que no queda nada de nieve , así que lo que va cayendo son pedazos de placa que habían quedado allí colgados. Incluso estas pequeñas avalanchas son peligrosas , si tenemos en cuenta la elevada densidad de la nieve que las forma. Mientras una placa de nieve reciente suele tener densidades de entre 100 y 200 kg/m3, estas avalanchas están formadas por nieve el doble de densa, de hasta 400 kg/m3. Esto quiere decir que una cicatriz de 70 cm equivale, en masa de nieve, a una de casi un metro y medio.

Pero además , de vez en cuando le toca deslizarse a alguna vertiente que aún tenía toda la nieve. Esto ocurrió en la foto que veis, la bajada del Banhiblar hacia Bagergue, una oeste a 2200 m. La placa fue a parar a un barranco, donde acumuló una gran cantidad de nieve. Imaginad que le habría pasado a una persona que fuera arrastrada… Si os fijáis , en la foto se ve como de trillada está toda la zona.

Este fin de semana nos hemos encontrado a padres iniciando a sus hijos en el esquí de montaña. Esto es maravilloso y yo me muero de ganas de poder hacerlo con mi hija. Pero en algún caso nos los hemos encontrado sin el material de seguridad, y al preguntarles nos decían que “ahora no hay peligro de aludes “. Hay que desterrar esta idea, informarnos y transmitir a nuestros compañeros y amigos la cultura de la seguridad en la montaña. Y que ningún día de fiesta se transforme en tragedia.

 

Ivan Moner

DSC00181