PROBLEMA DE CAPAS DÉBILES PERSISTENTES (YA ESTAMOS OTRA VEZ…)

//PROBLEMA DE CAPAS DÉBILES PERSISTENTES (YA ESTAMOS OTRA VEZ…)

PROBLEMA DE CAPAS DÉBILES PERSISTENTES (YA ESTAMOS OTRA VEZ…)

Parece que el manto de nieve de la vertiente norte del Pirineo se haya propuesto estas temporadas demostrarnos que las inestabilidades debidas a capas débiles persistentes formadas por cristales grandes y angulosos no son cosa de climas más septentrionales y fríos, si no que son bien características de nuestro nivo-clima.

Después de la temporada pasada, caracterizada por un problema espectacular de cubiletes enterrados (ve esta presentación en las pasadas JorTec), este invierno comienza con el problema de capas débiles persistentes anclado a nuestros boletines. Hemos tenido un diciembre interesante, que merece hacerle una revisión para aprender y saber qué debemos esperar encontrar en la montaña.

Evolución nivometeorológica

Nos acercábamos a finales de noviembre con un manto escaso (unos 30-40 cm), cubierto de una fina costra de lluvia y un nivel fino de nieve polvo muy redistribuido por el viento del noroeste.

Una nevada de 40-60 cm a caballo entre noviembre y diciembre nos llevó la primera situación de inestabilidad. Registramos inicialmente varias avalanchas naturales con cortes muy largos, de varios cientos de metros, en general los sotaventos del NW, y nos generó una situación de inestabilidad accidental extrema el primer fin de semana de diciembre: varios heridos los fuera pista del estación, con evacuados por los servicios de rescate, y numerosísimos incidentes sin consecuencias en una primera situación de aludes que no podemos calificar de persistente, pues era muy reciente, pero que si que se produjo por una de las dos capas que luego han dado lugar al problema.

La nieve polvo que teníamos sobre la costra de lluvia había sido transformada en cristales grandes angulosos (facetas), y éstos, situados además sobre una costra lisa, actuaban como capa débil en los desencadenamientos.

Al cabo de unos días los boletines empiezan a hablar de extremar la precaución o evitar las laderas umbrías y protegidas del viento del norte: necesitamos umbrías para la formación de las facetas y también que el viento no las hubiera barrido antes de quedar enterradas .

Esta situación persiste casi dos semanas. Poco a poco en los lugares que eran favorables a estas placas empieza a haber mucha nieve, y las temperaturas suaves compactan las placas y hacen ya difícil el desencadenamiento. Pero al mismo tiempo estas nevadas con temperaturas oscilantes de los últimos días han comenzado a poner nieve en las laderas umbrías expuestas al viento del norte y noroeste, donde el manto hasta ahora estaba formado sólo por unos 30 cm de nieve muy facetada y una débil costra. Y de este modo, a medida que el problema de persistentes en lugares protegidos del viento se dormía, se despertaba uno nuevo en los lugares umbríos de manto delgado, que ha dado lugar a varias avalanchas los últimos días.

En estos dos perfiles, hechos en un lugar con manto de espesor variable, se pueden ver los dos problemas: Uno muestra una base muy débil, donde había poco espesor, mientras que en el otro el nivel débil que destaca es el de encima de la costra.

Y aquí es donde nos encontramos ahora:

– Placa accidental Salana. El viernes pasado, día 15, un grupo de dos esquiadores de montaña desencadenaron una placa en la cara norte de la Salana, un lugar típico de manto delgado por erosión del viento del norte. En la foto podéis ver, en azul y verde, las trazas de los esquiadores, y en rojo la cicatriz del alud. Fíjate como deja los rododendros al descubierto.

  • Placa accidental Baciver: el martes fuimos testigos de un incidente espectacular que demostró, una vez más, que el nivel de riding puede ayudar a escapar de un problema, pero que si jugamos demasiado con fuego podemos acabar quemados.

Esperamos poder compartir pronto un vídeo de este desencadenamiento, de momento puedes ver el perfil estratigráfico, en el que se observa la debilidad que causó la avalancha: son las facetas y cubiletes de la base del manto, sobrecargadas por un salto de un snowboarder que pudo escapar de la avalancha por velocidad.

Quizás lo más sorprendente de esta avalancha y de la situación en que nos encontramos es la distribución del problema: en este caso la avalancha es en una oeste, y hemos observado en otros lugares fuera de lo que habitualmente consideramos umbrías la presencia de este problema. Hoy es el solsticio de invierno y las sombras son mucho más largas ahora que en febrero, lo que hace que las vertientes que debemos considerar frías extiendan a orientaciones poco habituales, incluyendo a veces incluso SE y SW que tienen una montaña delante que les hace sombra.

Estamos en peligro Limitado, pero es un Limitado que asusta… Terreno de manto delgado, empinado y favorable al desencadenamiento puede ser peligroso aún durante unos días o semanas hasta que no haya un cambio significativo en la estructura del manto en estos lugares que desactive las capas débiles persistentes.

Qué paséis un fantástico invierno, el máximo de tiempo sobre la nieve y nunca, nunca, debajo!

2017-12-21T12:32:14+00:00 21/12/2017|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies