Las avalanchas de deslizamiento son un subtipo de aludes de fondo, y ocurren cuando todo el espesor del manto se desliza rápidamente pendiente abajo. Se producen tanto en nieve seca como húmeda, pero siempre en terreno muy liso, con poca rugosidad. Se desencadenan de manera espontánea, muy raramente por el paso de una persona.

Táctica: evita el terreno propicio a los deslizamientos

Duración: horas -días

Indicios típicos

  • Actividad de deslizamientos o aparición de grietas en laderas similares
  • Los de nieve húmeda tienen que ver con temperaturas altas e insolación, o con lluvia y/o niebla
  • Nevada abundante sobre suelo caliente

Distribución típica

  • Laderas con poca rugosidad : losas de roca y sobre todo prados de fuerte pendiente
  • Las de nieve húmeda aparecen primero en cotas bajas soleadas y van subiendo de cota y extendiéndose en orientación
  • Las de nieve seca son más caóticas e imprevisibles , pueden caer incluso de noche

Consejos

  • Evita el terreno proclive a los deslizamientos cuando éstos se indican en el boletín
  • No te entretengas bajo las grietas de deslizamiento, muchas acaban desencadenándose
  • Los deslizamientos de nieve húmeda se hacen más abundantes a partir del mediodía
Placa de fons
glide Ruda 20121206

Los deslizamientos son un tipo de avalancha diferente que se comporta de manera diferente que los demás. Son difíciles de predecir y de desencadenar de manera controlada.

El deslizamiento lento de la nieve provoca la aparición de una fractura por tensión, que puede desencadenar inmediatamente una avalancha, permanecer abierta unas horas / días hasta que el alud se desencadena o no llegar nunca a formar una avalancha.