A veces dentro del manto de nieve se desarrollan y conservan capas débiles formadas por cristes grandes y angulosos, susceptibles de fracturarse por una sobrecarga y causar un alud de placa. Estas inestabilidades potenciales se pueden mantener semanas.

 

Táctica: Sé conservador en la elección del terreno

Duración: días a semanas

 

Indicios típicos:

  • Capa débil persistente dentro del manto
  • Signos de alarma (wumpfs)

Distribución típica:

  • Zonas con manto relativamente delgado
  • Transiciones del terreno (pe plan pendiente, cresta a coma …)
  • Afloramientos de roca, árboles aislados
  • Muy a menudo en laderas sombrías

Consejos:

  • Los tests de estabilidad pueden ser útiles
  • Difícil de reconocer: la ausencia de aludes no indica ausencia de peligro
  • Prestar especial atención a la información del boletín
PWL
Placa Aubas
Foto: Montse Cuixart

Condiciones favorables:

  • Manto grueso
  • Capas similares entre ellas
  • Niveles débiles (a menudo más blandos) situados a más de 1 m de profundidad

Condiciones desfavorables:

  • Manto delgado
  • Grandes diferencias entre capas adyacentes, por ejemplo en dureza y tamaño de grano
  • Capas débiles (a menudo blandas) situadas cerca de la superficie (<1 m)

Observaciones en el manto

Evaluar el manto de nieve se vuelve más importante cuando no hay signos obvios de alarma, transporte de la nieve por el viento o acumulaciones críticas de nieve reciente que ya indiquen peligro de aludes.

  • Test del bastón: Permite la identificación de diferentes durezas dentro del manto.
  • Tests de estabilidad: Permiten la identificación de capas débiles y la valoración de su resistencia.
  • Observación de las capas: las capas débiles son a menudo blandas y de granos gruesos.