En este inicio de temporada, con pocas y pequeñas nevadas, y un manto escaso y discontinuo, y allí donde es más continuo, compacto y estable, lo que está siendo más interesante desde el punto de vista de la nivología, es la superficie de la nieve. En las laderas umbrías y protegidas del viento y la insolación, a pesar de los más de 15 días sin nuevas nevadas, a todos nos sorprende todavía encontrar nieve polvo, fría, y seca, y además, muy divertida de esquiar!

Los mismos copos de nieve reciente, a los pocos días de caer, se reorganizan, transforman y evolucionan a cristales facetados, aquellas formas con lados angulosos y caras planas que nos recuerda al azúcar. Esta es la nieve que llamamos “polvo reciclada.”

Pero además, en algunos días concretos, se han dado las condiciones perfectas para la formación de escarcha en la superficie de la nieve. La escarcha también es un cristal de hielo, pero a diferencia de los copos de nieve, no crece del vapor de agua presente en las nubes, si no del vapor de agua presente cerca del suelo. Así es como se forma escarcha en los cristales del coche, pegado a las hojas de hierba, o en sobre cualquier otra superficie sólida, como la misma nieve. De ahí el nombre. Crece en condiciones de calma, cielo despejado y humedad, y una vez se entierra por una nueva nevada, puede convertirse en una capa débil persistente, fina y frágil en el manto de nieve, muy peligrosa!

Cómo se forma?

Una noche calmada, despejada – a veces sólo unas pocas horas – es suficiente para formar una capa fina de escarcha en la superficie de la nieve. Analicemos los ingredientes por separado.

El primero de todos es el cielo despejado. La nieve constantemente emite radiación, y con el cielo despejado, en las umbrías o durante la noche, el balance energético es negativo y la superficie de la nieve se enfría. Entonces el aire que está en contacto con la nieve también se enfría y llega a saturarse. El vapor de agua sobrante se condensa sobre la superficie de la nieve, et voilà, ya tenemos la escarcha en superficie. La escarcha es simplemente el equivalente del rocío en invierno.

En latitudes árticas el sol en el corazón del invierno es tanto débil, que la escarcha en superficie puede formarse a lo largo de todo el día. De forma similar, también nos pasa a los Pirineos o los Alpes en los meses alrededor del solsticio de invierno. Especialmente en lugares muy umbríos donde no da el sol en todo el día, y cerca de arroyos u otras fuentes de humedad, la escarcha que crece puede alcanzar un tamaño enorme, de escala de centímetros!

El segundo de los ingredientes es la humedad. La humedad, o humedad relativa, es la cantidad de vapor de agua que puede contener el aire en comparación al total que de hecho contiene. Podemos cambiar la humedad relativa añadiendo o quitando agua (aire húmedo antes o después de una tormenta o localmente cerca de arroyos), o bien subiendo o bajando la temperatura. El segundo método es el que proporciona la mayor parte de humedad para la formación de escarcha en superficie. A medida que el aire se enfría durante una noche calmada y despejada, se vuelve más húmedo y se acumula en el fondo de valle.

Finalmente el tercero de los ingredientes que necesitamos es calma. Viento demasiado fuerte destruiría los frágiles cristales de escarcha, y no deja enfriar el aire, para que se enfríe y sea más húmedo. De hecho, viento flojo de 5 km / h es lo mejor para el crecimiento de la escarcha, pues permite renovar continuamente la fuente de humedad en la superficie de la nieve sin destruir la escarcha recién formado.

En resumen, la escarcha en superficie se forma con las siguientes condiciones:

– Cielo despejado
– No radiación directa, o muy débil
– Viento calmado o flojito (5 km / h es el mejor)
– Ladera abierta expuesta al cielo despejado (árboles o nubes no permiten el enfriamiento de la superficie de la nieve)
– Aire húmedo

Una vez se entierra … es la capa débil perfecta!

La escarcha enterrada por una nueva capa de nieve da lugar a la capa débil perfecta para causar aludes. Es delgada, es muy débil, y notablemente persistente. Puede fallar en colapso (cuando los cristales de escarcha se han mantenido en pie, como columnas, y cuando se cargan en exceso, uno cae y el resto de columnas colapsan catastróficamente como un dominó) o en cizalla (los cristales de escarcha reposan de lado pero forman una discontinuidad como de papel, sin cohesión).

Tipo de escarcha

Esto ya es un poco demasiado friki para la mayoría de mortales, pero existen diferentes tipos de cristales de escarcha que se forman con diferentes combinaciones de temperatura y humedad relativa. La persistencia y peligrosidad de cada escarcha una vez se entierra también es diferente!

Tipo de escarcha Condiciones de formación Consideraciones una vez enterrado
Agujas Temperaturas muy frías Menos persistente, no forma capas gruesas
Plumas Temperaturas normales Persistente, pero se queda repuesto más fácilmente que las cuñas
Cuñas Temperaturas normales Muy persistente y se mantiene de pie

 

La escarcha de superficie en nuestras montañas

Si bien la escarcha de superficie, una vez enterrada, es la capa débil responsable de los 59% placas desencadenadas accidentalmente en Canadá y del 37% de los casos en Suiza, en los Pirineos Catalanes tan sólo es la causa del 2% de las placas accidentales (Bacardit et al, 2016). Esto se debe a que en nuestras montañas es difícil que se den tanto las condiciones de formación de la escarcha como que éste llegue a enterrarse sin haberse alterado previamente, por viento, radiación, calor o lluvia. A continuación mostramos uno de los pocos casos registrados: una placa accidental ocurrida hace pocos años en el Tossau de Mar y el perfil hecho de inmediato en la cicatriz de la placa. Fijaros en la fina capa de escarcha, responsable del desencadenamiento de la placa y positiva a los tests realizados.

image00001
20100218_placa_tossau

En este inicio de temporada 2016-17, los días anticiclónicos y de tiempo estable, en combinación con el flujo de aire de levante más húmedo, han llevado a los ingredientes necesarios para la formación de escarcha. A día de hoy, no esperamos que nos afecte ninguna nevada importante ni inminente pero sí un refuerzo de la situación sinóptica de levante a partir de finales de esta semana que podría abrir las puertas a nuevas nevadas de cara las últimas dos semanas de al año.

Los nivólogos iremos siguiendo los mapas del tiempo, pero también iremos inspeccionando la superficie de la nieve para tener bien localizadas las áreas con escarcha de superficie. Ya que cuando lleguen las tan esperadas nevadas, y los lugares con escarcha y también polvo reciclado se entierren, el escenario de manto estable que tenemos hoy podría cambiar radicalmente en un importante problema de aludes.

Texto: Centre de Lauegi – Conselh Generau d’Aran

Fotografías: preciosas imágenes capturadas por nuestro colaborador Nacho Morales

Bibliografía citada en el texto:
Bacardit et al., 2016. International Snow Science Workshop, Breckenridge, Colorado: HUMAN-TRIGGERED SLAB AVALANCHE PROPERTIES FROM THE CATALAN PYRENEES (Download pdf)

image00001
image00002
image00003
image00005