imatge slider

El viernes 24 y el sábado 25 de enero ocurrió el ciclo de aludes naturales más intenso y extenso de los último 10 o 15 años en la Val d’Aran. Esta afirmación seguramente se puede extrapolar en otros valles del Pirineo Central y Occidental.

En este post hacemos un resumen de la evolución de las condiciones que provocó el desencadenamiento natural de numerosas avalanchas, algunas de ellas bastante frecuentes pero otras muy poco habituales.

Situación nivo-meteo

El 14 de enero caen 20-25 cm con viento fuerte del nordoeste enterrando la costra de lluvia de Reyes. Entre el 18 y el 20 de enero caen 40 cm con viento moderado del nordoeste. El martes 21 es el único día de sol con ambiente muy frío. Esta nieve, no tiene tiempo de transformar y estabilizarse. El miércoles 22 entra un primer frente ocluido dejando unos 15 cm con temperatura suave y sin viento. El jueves 23 por la tarde entra el frente cálido, muy cargado de humedad y se inician las nevadas. El viernes 24 por la mañana la cota de nieve llega hasta Vielha, pero por la tarde la cota remonta rápidamente hasta los 1500 m. Se acumulan más de 100 mm de precipitación con viento del nordoeste cada vez más fuerte. Durante la madrugada del sábado la cota de nieve sigue subiendo hasta los 2000-2100 m, y el sábado 25 se acumulan 10 mm más de precipitación. Por la tarde se abren los primeros claros y la temperatura empieza a descender con valores negativos – por fin!- en nuestras estaciones situadas a 2200 m. El domingo 26 por la mañana nos levantamos con algunas nubes pero el sol acaba dominando con temperaturas casi primaverales.

Estado de la nieve

La temporada pasada vivimos muchas nevadas intensas y abundantes, pero ninguna como esta dando lugar a una situación de inestabilidad tan débil y generalizada. Explicamos los motivos:

– La estructura del manto previo a la nevada (ver perfil Salana 23/01/2014): 40-50 cm de nieve reciente poco transformada por encima de la crosta de lluvia de Reyes.

– La nevada es abundante e intensa: más de 100 mm de precipitación en 48h, es una cantidad muy poco habitual en invierno.

– La nevada se produce con aumento progresivo de la temperatura, de modo que la nieve que cae es cada vez más densa y pesada dando lugar a una estructura inversa.

– El viento del nordoeste sopla cada vez con más fuerza transportando la nieve y formando sobreacumulaciones.

– Y la gota que colmó el vaso (y nunca mejor dicho): la lluvia remontó hasta los 2000 m, siendo nieve húmeda hasta los 2300-2400 m. Lluvia encima de nieve reciente es una sobrecarga muy desfavorable e inestabiliza la nieve reciente de forma muy rápida. Además, el agua percoló en el manto y se acumuló por encima de la costra de Reyes, dando lugar a un nivel de nieve mojada sin nada de cohesión.

Todos estos factores sumados dieron lugar a unas condiciones muy desfavorables durante la nevada. La actividad de avalanchas se concentró entre el viernes por la tarde y la madrugada del sábado, pero la avalancha más grande que hemos registrado estos días, del valle de Toran que cortó la carretera al refugio de la Honeria y al pueblo de Sant Joan de Toran se produjo el sábado por la tarde! Las situaciones de nieve húmeda tienen mucha inercia y a veces la avalancha cae con “retraso”.

En Galería de Fotos encontraréis una selección de las imágenes que hemos realizado estos días, visitando de cerca las avalanchas o volando con helicóptero.

Agradecemos el trabajo y la colaboración de los Pompièrs d’Aran que nos ha permitido obtener imágenes aéreas de las avalanchas.