snowmapPy5d

Se atormenta una vecina …

Da un poco de miedo colgar este post después de lo poco que han acertado el tiempo los modelos meteorológicos la pasada semana, pero esta vez parece claro que se acerca una gran nevada. Los mapas del tiempo muestran nevadas muy fuertes a partir de la noche del jueves, con un máximo de intensidad el viernes y extendiéndose a todo el fin de semana. Esto, evidentemente, tendrá graves efectos en la estabilidad de la nieve que intentamos explicaros en este blog y en los próximos boletines.

Evolución meteo prevista

El tiempo en los próximos días vendrá marcado por una entrada de aire atlántico, frío y muy húmedo. Esta entrada se prevé que se produzca en todos los niveles de la atmósfera, desde la superficie hasta las capas más altas, como se puede ver en estos mapas previstos para el próximo viernes.

superfície

Mapa de presión en superficie y frentes del modelo UKMO. Puede ver la llegada de un frente frío y como las isobaras tienen un gran recorrido por sobre el océano antes de encontrarse con el Pirineo.

500

Mapa del modelo GFS que refleja la situación de la atmósfera a unos 5500 m (capas medias) los colores verdes y azules indican la presencia de aire frío e inestable a esta altura.

300

En este mapa del GFS podemos ver las velocidades del viento en capas altas atmosféricas, lo que se conoce como corriente en chorro. Vemos como esta se sitúa exactamente sobre el Pirineo el viernes, lo que puede ayudar a intensificar la nevada y a hacer que esta atraviese claramente hacia la vertiente sur.

Estos mapas hacen prever acumulaciones muy importantes de nieve en 24 horas, que algunos modelos hacen llegar al metro de espesor. Y además, la nevada no parece detenerse y para el sábado, domingo y lunes se espera que se mantenga en un principio con espesores no tan exagerados pero que hacen pensar en acumulaciones en 72 horas muy destacadas. La verdad, no me atrevo a aventurar una cifra…

 

Estado previo del manto

La clave para evaluar la probabilidad de aludes, y especialmente de aludes naturales, se encuentra en dos tipos de factores: los meteorológicos (cantidad de precipitación, intensidad de la precipitación, viento, temperatura …) y los nivológicos, es decir cuál es el estado previo del manto, tanto en superficie como más internamente. Como ya hemos comentado, la previsión meteorológica es que tengamos cantidades e intensidades de acumulación de nieve poco habituales. El viento será lo suficientemente fuerte como para transportar nieve hacia los sotaventos durante la mayoría del episodio y respecto a la temperatura no me atrevo a aventurar un pronóstico, aunque no se espera que las temperaturas sean especialmente bajas, lo que sería un problema, las fluctuaciones de la cota de nieve pueden agravar en algunos momentos la situación, formando niveles de nieve más densa que actúe como placa.

¿Como es el manto que debe recibir toda esta carga de manera tan repentina? Pues débil, muy débil en muchos lugares. Los espesores de nieve escasos que hemos tenido hasta ahora han facilitado que los procesos que han dominado dentro de la nieve haya sido los que tienden a formar cristales grandes, angulosos y con pocos enlaces entre ellos. Hay mucha “nieve azúcar”, sobre todo en las umbrías, pero también en el resto de orientaciones.

Quizás os habéis enterado de la gran cantidad de aludes accidentales ocurridas el pasado domingo, por suerte sin víctimas mortales en el Pirineo. Se reunieron una gran cantidad de factores: día festivo, buen tiempo, nieve transportada por el viento y por último, estos cristales con caras planas bajo las placas formadas por el viento. Estos niveles ya se han acostumbrado a esta carga y hoy no son tan activos, pero que creéis que pasará si les ponemos 100 o 150 cm de nieve nueva encima? Es como si sobre un castillo de naipes  empezáramos a poner volúmenes de la Gran Enciclopedia Británica: el castillo, tarde o temprano, acabará cediendo.

Fijaos en los perfiles de los últimos días:

20150120_Aubeta
20150126-Bonaigua-EMA_IM_SO
20150126-Bonaigua-EMA_IM_MB
20150126-Bonaigua-EMA_JG
20150123_Escaleta

Estos perfiles están hechos en orientaciones N, E y S y en cotas que van de los 1900 a 2500 m y TODOS tienen algo en común: capas de muy baja resistencia cercanas a la superficie de la nieve, formadas por facetas, estos cristales grandes y angulosos que dan lugar a las capas débiles, por donde se produce la ruptura que da lugar al los aludes de placa.

Previsión de la evolución

Con el condicional de que se cumplan los pronósticos meteo, ahora mismo parece que nos encontraremos con un fin de semana con unas condiciones de peligro de aludes muy elevadas, con probables aludes naturales de tamaño poco habitual, llegando al fondo de valle y implicando mucha nieve. La situación no mejorará rápidamente, seguramente tengamos varios días en que las condiciones meteorológicas y de peligro de aludes hagan poco recomendable aventurarse en terreno de aludes. Para disfrutar de la nieve nueva habrá que buscar actividades en lugares muy protegidos, como bosques densos, zonas llanas  lejos de laderas avalanchosas o bien esperar varios días que el manto se acostumbre a la nueva carga.